Sergi Puertas. Un Mundo Mejor.

Sin rencores. Con truchas serpenteando por ríos que mojan en lugar de apestar.

Con rocío salpicando las mañanas y sin cotizaciones de bolsa al término de la jornada.

Ese mundo del que tan a menudo hablabas ese mundo que todos terminan sacando a colación en los restaurantes japoneses o antes de que el concierto comience ahora comienzo a comprender es posible.

Existe más allá de nuestras imaginaciones y al margen de ellas y nunca he deseado su advenimiento más que ahora.

En ese mundo tú estarías muerta yo ni siquiera habría nacido y no hay lugar para vosotros tampoco en ese mundo perfecto.