Miguel Ángel Velasco. Amor Verdadero del Infinito Apoderado.

Confundirme que me sigue
y persigo sin querer perderme
en el Absoluto.
Disolución que se promete,
en mi deseo,
sin que mi yo y sus amores
sean inevitable preterido.
Yo verdad, suma de mis verdades
y parte de otra Verdad más infinita.
Y trabajo incesante,
sin fruto si todo será destruido,
angustia de la duda.
Ansia eterna de lo sido.
Que todo junto,
amado y recuerdo temido,
se fundan en una paz
de perdones ciegos.
Que lo que no puedo reparar sea nada.
Que lo amado reviva y no muera.
Tú y tú y tú y tú y yo
contemplándonos sonriendo.
Quietud infinita, apéiron amable para nunca y siempre,
tiempo sin sentido,
y espacio a ceniza reducido.
Y el amor verdadero
del infinito apoderado.

Huda al Daghag. La Llovizna.

En la primera página
arrojo el vacío
para tenderme en sus entrañas.
En la página siguiente
me refugio con un temblor
que son mis letras.
Temo que me afecte su vacío tan sugerente
y me envuelva hasta erigirse en azotea que me abruma.
Lloro sobre sus confines.
Su fe se fortalece
y decide abrazar mi rebeldía.
A lo lejos se agranda
y yo me empequeñezco
en el umbral de su amor.
Amo su condición de madre,
amo la escritura
y me amo,
igual que
A
M
O
Todo lo que en mí tiene temblor.

Berta García Faet. Daño n 18.

Creer que estás embarazada

Querer sexo (querer que quieran sexo
contigo) pero pasar el viernes sola

Ponerte en el pellejo de la hermana de Celan
que nunca apareció

Ver llorar a un anciano
que ha visto un reportaje en la televisión pública
sobre el abandono de ancianos; su triste párpado
               de repente
chasquea

Ir al ginecólogo y decir
creo que estoy embarazada

Desmayarte de nervios y dolor; el doctor te hipnotiza
con su insulto feroz “no sé por qué, querida,
te duele tanto este dilatador: es
para vírgenes”

Decirle a tu madre
he ido al ginecólogo
porque creía que estaba embarazada

Ah, ¿ya mantenéis relaciones sexuales completas?
Y sin precauciones, estoy decepcionada

Ver que tu madre está decepcionada, tu
madre está
decepcionada

Ponerte en el pellejo de Celan
que jamás encontró a su hermana
imaginaria

Ponerte en el pellejo de Giséle porque
Celan intentó estrangularla porque
jamás encontró a su hermana
imaginaria

Querer gustarle pero él te dice
si quieres vamos a mi cuarto o a tu cuarto

Lleváis apenas 10 minutos
con los besos no te fías
de él

Querer sexo pero no fiarse

Ah, ¿pero querías algo auténtico?
Y sin precauciones, estoy decepcionado

Me dijiste que tenías el corazón atado
al tobillo

Lo siento lo solté un momento me dormí
y se me escapó

Es un desobediente
Muy mal muy mal pídele perdón al chico

Perdón

chico