Louise Glück. El Espino.

Al lado tuyo, pero node tu mano: así te miroandar por el jardínde verano: las cosasque no pueden moverseaprenden a mirar. No necesitoperseguirte a travésdel jardín; en cualquier partelos humanos dejanseñal de lo que sienten, floresesparcidas en el polvo del camino, todasblancas y doradas, algunaslevemente alzadaspor el viento de la tarde. No necesitoseguirte adonde estásSigue leyendo “Louise Glück. El Espino.”

Karen Cano. Yo también.

Yo también quiero un hombrepara hacerlo mi putapenetrarlo por el anocon exquistos gestos de deseo y despreciopara desvirgar cada orificio con mis dedoshasta hacer de su cuerpo, un cascarón agujereadocomo un quesoagarrarle la cola y presumirlocomo un trofeoporque es míoporque yo me lo apropio cada que lo meoyo también quiero un hombrepara culearlo en díasSigue leyendo “Karen Cano. Yo también.”