Miriam Reyes. Tengo un Asesino en Mi Brazo Izquierdo

Tengo un asesino en mi brazo izquierdo
Producto de la más alta tecnología.

 

 

Si no fuera por él

 

 

mi cuerpo sería una fábrica de engendros satánicos

 

 

mi querido psicótico.

 

 

No tienes ni una pequeña idea del peligro que corres

 

 

tú, hombre,

 

 

al internarte en mi.

 

 

Eso que tú expulsas

 

 

casi como un desecho

 

 

es basura reciclable en mi cuerpo.

 

 

Puedo construir muñecos

 

 

a tu imagen y semejanza.

 

 

Dios me ha dado ese poder.

 

 

Yo lo he disimulado con mi frágil apariencia.

 

 

Bastaría con que despidiera a mi asesino a sueldo

 

 

para tenerte en mi merced

 

 

atacado por un ejército de soldaditos de plomo

 

 

[a mi servicio.

 

 

¿O acaso dudas de mis dotes como bailarina?