Miguelina Hernández. El Amor Hizo Eco.

Tu mente desaparecía  con el sonido

del piano

Entre sus manos latía un corazón

Solo su cuerpo hizo eco en mí

Memoria

Mientras la cuerda clandestina

Del piano se oían

Intercede en la noche callada

Ilusiones arrastran un ser

Despiadado

Tirando los retazos del alma

Espera despertar el piano

La fortuna colgaba de la mano

Triste envejecía su cuerpo descansa

En la pared del sol

El sonido hizo eco con el viento

Y la luna dormida en el silencio

Del amor vio perdido aquellos

Sueños que ahora descansan al

 Salir el sol