Mircea Cartarescu. El Ojo Castaño de nuestro Amor.

Ada-Kaleh, Ada-Kaleh…como si, al escribir, cada línea que trazo en la página con el bolígrafo se cubriera de moho y cada página que dejo atrás, cubierta con mi escritura, se abarquillara, amarilleara y se retorciera como una hoja seca. Pero yo seguiría escribiendo igualmente cada vez más rápido, para que no me alcancen el desastreSigue leyendo “Mircea Cartarescu. El Ojo Castaño de nuestro Amor.”