Michael Houllebecq. Confguracion de la última orilla.

El amor, los demás. Los sentimientos hacen mejor al hombre incluso cuando son de infelicidad ÑPero, en ese caso, lo mejoran matándolo. Hay amores perfectos, plenos, recíprocos y duraderos. Duraderos en su reciprocidad. Es ése un estado supremamente envidiable, todos lo sentimos así. Sin embargo, paradójicamente, dichos amores no suscitan ningún tipo de celos. TampocoSigue leyendo “Michael Houllebecq. Confguracion de la última orilla.”