Ben Clark. Hijos de la Bonanza.

“Hijos de la bonanza” nos llamaban: los que no conocieron ni la hambruna ni las agudas larvas de estridencia chillando en el oído por las bombas. Y cuando nuestras piernas, tan delgadas, caían y sangraban porque el parque era de un hormigón armado y frío, se quedaban callados, observando nuestro llanto con un gesto deSigue leyendo “Ben Clark. Hijos de la Bonanza.”