Categorías
Poesía

Chūya Nakahara. Vagabundeando.

He salido a la calle

con los faroles encendidos

y al paso de los tranvías;

esta noche también hay mucha gente.

Camino yo a su lado,

entrado ya el invierno,

el corazón del gentío, inquieto, y, como sin razón,

deslumbrante todo y a la vez sombrío.

Sobre los edificios, en las profundidades del cielo,

la niebla permanece agazapada en silencio

mientras la alegría del pasado se entrega

sin reservas a una sonrisa estudiada.

No me apetece comer nada

ni tengo un destino definido,

el andén húmedo de la estación

es… todo cuanto ansío.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.