Categorías
Poesía

Luis Ramiro. Amores de Película.

Una vez fui William y viví en Notting Hill,
en una casa con la puerta azul. Y un buen día entraste tú, Anne Scott,
la actriz más famosa del planeta, en mi pequeña y escondida librería.
Y acabamos colándonos en aquel jardín prohibido y tú me llamabas “flojeras”
y todos mis amigos me dijeron que te olvidara…
que aquello sólo pasaba en las películas.

Y por arte de magia, se nos torció el guión.

Y nunca me regalaste un cuadro de Chagall.

Y te fuiste de Londres para siempre.

Y otra vez fui Adèle y tú Emma,
la chica de pelo azul que me pintaba desnuda
en noches de 24 horas.

Recuerdo aquella cafetería,
aquel “ya no te quiero”
que escapó de tus labios.
Recuerdo que no lloré.
Nunca te supliqué.

Me salté directamente aquella escena.

Y tampoco aparecí en tu primera exposición.

Y otra vez fui Otto y tú Ana,
y me escribiste en una hoja de cuaderno
“Esta noche te espero en mi cuarto. Salta por la ventana, valiente”.

Y salté.

Y te quise más allá del Círculo Polar.

Tanto que dolía.
Tanto que dejé de creer en las casualidades.
Tanto que me negué a ser piloto.
Para no buscarte.
Para hacer que siguieras viva.

Y otra vez fui Rick y tú Elsa. Y entre todos los bares del mundo, tuviste que aparecer en el mío, en aquel local perdido en Casablanca.
Y amaba tanto tu recuerdo que preferí dejarte marchar.
Por miedo a perderte otra vez.
Y elegí quedarme con el pasado.

“Siempre nos quedará París” te dije, mintiendo.

Debí decirte la verdad:

“Siempre me quedará París”.

Y un buen día se marcharon los directores.
Desaparecieron técnicos, actores, maquilladores, guionistas, ayudantes de atrezo.

Desmontaron todos los platós.

Se apagó el último foco.

Y salí, como pude, al mundo real.
Y viví, como el resto,
bajo el tedio de los días,
bajo el peso de las estaciones,
en esta absurda cárcel
que algunos llaman vida.

Pero nunca olvidaré,
hasta el día de mi muerte,
que viví contigo en Notting Hill,
que besé tu pelo azul bajo la noche,
que te abracé temblando
en mitad del Círculo Polar,
que fuiste mía,
para siempre,
en aquel rincón
perdido en Casablanca.

Que tuve un amor.

Absoluto.

Infinito.

Y verdadero.

Como todos los amores de película.

Por El Rincón del Buscador

Soy un buscador nato. De la Belleza, del Erotismo, de la Poesía, de la Música. Espero que disfrutemos juntos de esta nueva aventura sensual que inicio hoy. ¡Cuéntame!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .