Categorías
Poesía

Blanca Fernández Soria. La Douce Quiétude de l’Hiver.

Hay un lugar

al que siempre vuelvo

cuando me siento fría.

Allí tengo un río que no fluye

y lluvia que se posa en la nariz

como el beso congelado de una flor.

El sol no es de verano,

porque necesito primavera,

necesito florecer

y sacudirme la nieve de encima.

Así que me tapo con todas las mantas

delante de la chimenea,

acurrucada en las notas de un piano,

y siento el crepitar del fuego

en mis venas.

Poco a poco reconstruyo

mis fragmentos perdidos

con un chocolate caliente

en una taza bonita,un libro ya renqueante

y una sonrisa amiga

de esas que curan el alma

y enseñan a amar

la dulce quietud del invierno.

La douce quiétude de l’hiver.

Por El Rincón del Buscador

Soy un buscador nato. De la Belleza, del Erotismo, de la Poesía, de la Música. Espero que disfrutemos juntos de esta nueva aventura sensual que inicio hoy. ¡Cuéntame!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .