Categorías
Prosa poética

Emili Albi. Huellas de Carmín.

Practicar el afecto a uno mismo es algo que con los años se nos va olvidando. Pero todos hemos besado alguna vez un espejo. Esta huella de carmín es de Inés. Cuando me he encontrado con ello, me ha enternecido su acto. Me ha gustado que experimente el propio cariño. Que lo busque. Me la he imaginado pintándose los labios con el mismo mimo con el que colorea en un papel, acercándose al espejo, intentando comprender qué hay detrás de lo que quiere hacer, lanzándose despacio a su propio encuentro y descubriendo la decepcionante frialdad del cristal, la superficie pulida y limpia, nada excitante, del espejo.

Esa quizá es la primera frustración, ¿no? Resolver que sin los otros no somos nada. Que no nos valemos por nosotros mismos para existir. Que son los demás los que nos configuran y que el propio reflejo es solo una imagen vacua y estéril. Heladora. Sin alma.

Sin embargo cuando me he acercado y he tocado apenas los restos de su afecto con la yema de mis dedos, he sentido el calor de su amor por toda la mano.

Por El Rincón del Buscador

Soy un buscador nato. De la Belleza, del Erotismo, de la Poesía, de la Música. Espero que disfrutemos juntos de esta nueva aventura sensual que inicio hoy. ¡Cuéntame!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .