Categorías
Poesía

Margaret Atwood. Poema Nocturno.

No hay nada que temer,
es solo el viento
que cambia hacia el este, son solo
tu padre el trueno
tu madre la lluvia

en este país de agua
con su luna marrón, húmeda como un hongo,
con sus ramas ahogadas y sus pájaros alargados
que nadan, donde crece el musgo
cubriendo los árboles,
y tu sombra no es tu sombra
sino tu reflejo,

tus padres verdaderos desaparecen
cuando la cortina oculta tu puerta.
Somos los otros,
los de abajo del lago
quienes permanecemos silenciosos junto a tu cama
con nuestras cabezas de tinieblas.
Vinimos a cubrirte
con lana roja,
con nuestras lágrimas y suspiros lejanos.

En brazos de la lluvia meces
el arca helada de tu sueño,
mientras nosotros esperamos, tu padre
y tu madre nocturnos,
con nuestras manos frías y una linterna muerta,
sabiendo que somos
las vacilantes sombras que una vela arroja
en este eco
que escucharás veinte años después.

Por El Rincón del Buscador

Soy un buscador nato. De la Belleza, del Erotismo, de la Poesía, de la Música. Espero que disfrutemos juntos de esta nueva aventura sensual que inicio hoy. ¡Cuéntame!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .