Categorías
Poesía

José García Obrero. Raíz.

Algo nace quebrado.

Lo indica esa montaña cubierta de edificios.

Ni un solo palmo de tierra limpia para la siembra.

Un descampado, a veces, interrumpe el paisaje

vertical de ventanas.

Un descampado es una tierra podrida;

ningún loco pretende ahondar bajo sus piedras

y enterrar la semilla de la fruta del miedo.

Aquí se invierte el mundo:

él cosecha entre hombres, agujas y cristales,

protege de miradas a los cuerpos urgentes.

A veces un cuchillo amenaza los juegos

de los niños que ignoran el temblor

de las venas cansadas de estar rotas.

Y algo nace quebrado si no hay tierra

tan limpia que podría morderse.

Se arrojan las semillas, sin mirar, a la acera,

esperando que el viento las proteja en su marcha.

La respuesta es el tronco que crece sin raíces.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.