Categorías
Poesía

James Joyce. Una Flor Regalada a Mi Hija.

Frágil la rosa blanca y frágiles
La manos que la dieron
Cuya alma marchita es más pálida
Que la onda menguada del tiempo.

Rosa frágil y hermosa -todavía más frágil
Que el prodigio salvaje
Que se esconde en tu suave mirada,
Mi muchacha de venas azules.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.