Categorías
Arte

Humberto AK abal. La Cuerda del Silencio.

De este lado estaba el espanto

y del otro lado nosotros.

La cuerda del silencio

estaba tan tilinte

que de un momento a otro

se rompería en un grito.

Era de noche

y la vela ya se había consumido.

No sé de dónde sacamos fuerzas

para no soltar el grito,

el espanto se dio por vencido:

se aflojó la cuerda

¡y desapareció!

Por El Rincón del Buscador

Soy un buscador nato. De la Belleza, del Erotismo, de la Poesía, de la Música. Espero que disfrutemos juntos de esta nueva aventura sensual que inicio hoy. ¡Cuéntame!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .