Categorías
Arte Feminismo Poesía

Gracia Morales. Bienaventuranza VI.

Bienaventuradas sean aquellas mujeres

‒tan siempre madres, esposas,

abuelas o hermanas‒

que aprenden a levantar sus puños

en plazas, autobuses y dormitorios.

Bienaventuradas cuando dejan,

doblados sobre una silla,

el delantal, los suspiros,

la prudencia,

el temor, las cacerolas.

(Mujeres malabaristas,

capaces de dividir

entre ocho o quince el arroz,

los colchones y los besos;

mujeres cosidas a la tierra,

con ramas donde aletea un griterío de niños,

piar de niños que piden agua,

que piden, que piden,

cuánto piden,

subiéndose por los hombros y las piernas.)

Bienaventuradas

las mujeres que se agarran

bien fuerte las unas a las otras

y salen a recorrer las calles,

con pancartas de letra infantil.

Bienaventuradas ellas,

porque se han atrevido a gritar,

con su voz recién estrenada,

las palabras grandes, paz, respeto,

libertad, justicia, dignidad,

sin haberse cambiado de ropa,

en zapatillas y con pañuelos blancos

cubriéndose la cabeza.

Por El Rincón del Buscador

Soy un buscador nato. De la Belleza, del Erotismo, de la Poesía, de la Música. Espero que disfrutemos juntos de esta nueva aventura sensual que inicio hoy. ¡Cuéntame!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .