Verónica Aranda. Oficios.

Pasaban las muchachas con cestas de granadas;

supe de los oficios más humildes.

Y abrazarte en la aurora

fue perder la partida de ajedrez,

sacrificar la sombra del baniano

donde estaba el asceta sosegado en sí mismo.

Te sostuve, insegura, bajo el cuarto creciente,

y amarte fue también mi oficio más humilde,

como trenzar el mimbre o moler el centeno,

cuidar de los rebaños, picar piedras,

ser barquero en un río caudaloso.

Y amarte fue también mi oficio más humilde,

como el del mercader de marionetas

en un poblado árido o el lastre

de los porteadores de estación.

Y amarte fue también mi oficio más humilde,

como tejer guirnaldas durante treinta noches,

ser acróbata en ferias polvorientas

o intuir otras vidas por algunas monedas

en la choza precaria del astrólogo ciego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s