Macarena Tabacco Vilar. McM.

Lo terrible es el borde, no el abismo.

Piedad Bonnett

Malas consejeras las urgencias

y malas compañías son los años

LOCOS.

Que a un hombre se le perdonan

(como casi todo,

que siempre hay alguna mujer que justifique la falta

y hasta el engaño).

Pero a una mujer

el tiempo no se le perdona.

El tiempo

a su paso

no la perdona.

Por eso no podemos ser iguales.

Porque hoy en día ya no solo se nos pasa el arroz,

sino que hay hasta hombres

que nos ponen tan absurdas etiquetas

como la que nos escinde entre

mujeres recreativas vs reproductivas.

Por eso no podemos ser iguales.

O podemos jugar a serlo,

seguir el protocolo y rotular

a todo aquel que nos prejuzgue.

  1. a) Varón medio

entre el fútbol y las cervezas

entre su madre y los amigos;

varón a medio criar.

  1. b) Varón grande

entre el gimnasio y los batidos

entre su cuerpo y sus dietas;

varón de mucho cuidado.

  1. c) Varón pequeño

entre la carrera y sus juguetes

entre su padre y las revistas;

varón de mínima alternativa.

 <<Mínimo Común Múltiplo>>

Varón mínimo, común y múltiple

 resultado de difícil disyuntiva,

escasa aplicación

y del más mínimo interés.

Si de maletiquetar se trata,

perdemos todos.

Así que visto lo visto,

será mejor pasar del juego,

pasar de los precintos

o pasar de cierto tipo de hombres,

de las etiquetas,

de las malas compañías

y de todo aquello que imponga

fecha de caducidad

cuando se habla del amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s