Victor Oliveira Mateus.

El llanto irrumpe en algún lugar entre la luz y la palabra. Me despierta. Me arrastra a esta búsqueda de nexos a un desacierto que siempre quiero. El  llanto es el estremecimiento con que fustigas mi silencio, con que afirmas tu voluntad en un mundo adulto y sin salida. Me aproximo: la sedosa piel, las pequeñas convulsiones, una lágrima como sólo antes en los lienzos románticos o en el fastidiado rechazo de los secos. Me acerco un poco más. Me acerco y el llanto reblandece su ritmo, y se vuelve una cosa mecánica, algo de cuya fuente se quiere liberar- cesa. Cesa y da paso a tus ojos devorando ahora mi analogía  con la idea de milagro. Sé que no tienes aún la noción de volumen ni de profundidad – yo soy una mera hoja de zinc doblada sobre ti, dos ojos también ellos ávidos en el desconocimiento que los rodea. Allí nos quedamos (el llanto atropellado escaleras abajo, busca, en un juego de gallina ciega, quién desde la calle le traerá nuevas ocupaciones, víctimas indefensas): dos lazos, son dos ríos confluyendo hacia una fulgente eternidad que comienza a afirmarse en el instante.

Publicado por El Rincón del Buscador

Soy un buscador nato. De la Belleza, del Erotismo, de la Poesía, de la Música. Espero que disfrutemos juntos de esta nueva aventura sensual que inicio hoy. ¡Cuéntame!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: