Adam Zagajewski. Trata de Alabar el Mundo Mutilado.

Recuerda los largos días de junio,

y las fresas silvestres, gotas de rosado vino.

Las ortigas que metódicamente proliferan

en las casas abandonadas de exiliados.

Debes alabar el mundo mutilado.

Tú observaste los estilizados yates y los barcos;

uno de ellos tenía un largo viaje por delante,

mientras que el salado olvido aguardaba a otros.

Tú has visto a los refugiados yendo a ningún sitio,

tú has oído a los verdugos cantar alegremente.

Debes alabar el mundo mutilado.

Recuerda los momentos cuando estábamos juntos

en una habitación blanca y la cortina ondeaba.

Regresa en el pensamiento al concierto donde la música se encendía.

Tu recogías bellotas en el parque en otoño

y las hojas se marchitaban sobre las cicatrices de la tierra.

Alaba al mundo mutilado

y a la pluma gris que un zorzal perdió,

y la suave luz que se desvía y desaparece

y regresa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s