Ana Rossetti. Hacedoras de Ciudades.

Como sucede en los sueños, los tiempos se aúnan en un único presente. El recuerdo es recurrencia vivida; un presente dilatado, la espera indefinible.

También el espacio es una realidad inmóvil que ellas hacen vibrar con todas las alternancias del anhelo.

En la nada de la nada, resetean hogares, refugios y alacenas. Ellas, artesanas de una patria en terrenos prestados, descubren un oasis en la desolación, bombean el manantial de sus inagotables corazones y sus dedos, hospitales que curan y consuelan, continuamente enceitan bisagras de sonrisas sobre la despiadada mueca del hambre.

Pase lo que pase, sus dedos, trenzan alfombras en la arena para ocultar el turbio color de los designios.

Sin descanso se alzan en la noche para desempañar estrellas; retumban en el vientre tirante de la luna para espantar la desesperación.

Bailan sus dedos. Domestican el viento en la quietud de la jaima y abren sus inexistentes puertas para invitar al mundo.

Como quien vuelve de la despensa y suelta sobre la mesa las provisiones del delantal, ofrecen el idioma de los antepasados como único y seguro baluarte.

De este modo, edificando en la desgracia la firmeza, consiguen permanecer en la tierra perdida como si no se hubieran marchado jamás.

De este modo consiguen habitar el día del retorno, como si la espera hubiera concluido.

De este modo, lo pasado y lo venidero se entrelazan indisolublemente, como el día y el lugar alcanzados.

Y cuando esto llegue, cuando ellas hagan coincidir geografía con mapa, entre las cicatrices de la resistencia emergerá la dignidad como una flor intacta y poderosa.

Serán restituidos los saberes ancestrales, la orgullosa filiación y los perdurables cimientos de su pueblo.

¿Entregarán también sus llaves de guardianas, sus cayados de guías, sus punteros de maestras?

Ellas, las hacedoras de ciudades en la memoria, ¿se apartarán entonces de sus puestos para ceder el paso y la tribuna y el albedrío?

Y entonces ¿a favor de quiénes abdicarán de su soberanía?

Decidme, entonces, ¿qué será entonces de ellas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s