Leyre Bilbao. Poemas Dialogados. Mi yo a mi yo-Madre.

—¿Tú no escribías los espejos con sangre?

—Ahora escribo en mi útero.

—Ya ves, el tiempo transforma las convicciones.

—Es el cuerpo el que me ha cambiado.

—Admítelo, son los efectos colaterales.

—No te lo discuto. Tienen más fuerza que mi piel.

—Han entrado con fuerza en tu carne, querida.

—¿Es lo que crees? He retenido mi sangre durante cuarenta semanas, nada más. Volveré a derramar, volveré a fluir, a manar… Volveré.

—¿A dónde? ¿A qué? ¿A lo que eras?

—A esta nueva yo.

—¿Y ya la conoces?

—Está en obras y mantenimiento, como tú y siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s