Akiko Yosano. Tankas.

Sin conocer
la sangre ardiente
de un cuerpo tierno,
¿no te sentirás solo,
tú que predicas el camino?

*

La primavera es fugaz.
¿Qué me importa una vida inmortal?
Toqué
con las manos
mis senos abundantes.

*

En Kamakura 
aunque sea un Buda 
Shakyamuni*
es guapo.
Una arboleda de verano.

*

Hacia Kiyomizu**
la noche de luna y de cerezo 
atravesaba Guion.***
Toda la gente bajo la luna 
¡Se veía tan hermosa!

*

La joven veinteañera.
Fluye entre los dientes del peine
su cabellera negra.
La ostentosa juventud,
¡oh, maravilla!

Pregúntale al poema

quién se atreve a negar

el rojo del las flores…¡oh, qué conmovedoras

las muchachas pecando en primavera!

***

¿Amor o sangre?

Toda la primavera

está en esta peonía que me obsesiona,

cae la noche, estoy sola,

sola, sin un poema.

***

Sin hablar del camino,

sin pensar en el futuro

ni en la reputación,

sólo amados y amantes,

tú y yo mirándonos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s