Antonio Acosta.

ELEGY IN PURPLE.

En un lugar recóndito de esta cuidad

hay tres niñas dentro de la tarta

pastillas y billetes encima de la mesa.

Tienen un nombre extranjero.

Salen como pequeñas victimas atadas y desnudas,

les piden: hacedlo como solo vosotras sabéis

como nosotros queremos

ellas los miran con sus ojos muertos, secos,

como huesos roídos

y solo piensan: como ellos quieren.

En un lugar recóndito de esta ciudad

hay cinco hombres en un portal hueco,

una mujer no puede decir que no.

Asientes mientras apesta el humo de aquellos hombres

en el mundo fuera de la tarta

en ese mundo plástico fuera de la tarta

mientras esos hombres escupen sobre el suelo

y tu cuerpo yace dispuesto a su acceso.

No existe tu voz,

no puedes decir basta,

tu cuerpo humea al ritmo de su cristal,

hasta que acaban haciéndote creer que es tu culpa

porque ellos tienen el poder de redimirte

que vuestros cuerpos son solo cuerpos,

que pueden tocaros,

que pueden compraros,

que pueden venderos,

ninguno de estos hombres dirá nada

ninguno de estos jueces hará nada

parece que el estado permite ser un violador

pero una mujer no es solo un cuerpo

y no decir que sí también es no

por eso, esta vez, solo piensas:

hoy no será como ellos quieren

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s